5 feb. 2013

Aries



Aries es mi signo del zodiaco y admito que durante toda mi vida me he enorgullecido de él. Podía aborrecer mi físico, mi cara, mis uñas, mi pelo... lo que fuese, pero Aries... Aries jamás me ha decepcionado.

Sin embargo yo a él si.

Porque todo lo bueno que encierra al signo de fuego parece dejar atrás esta personalidad tan endeble. Aries es el inicio del ciclo, la cabeza del comienzo, es el fuego y el Sol, es el orgullo y la pasión, los dotes e líder, el triunfo y la misma perdida por devastarlo todo. Los aries se beben la vida a tragos y apuestan todo en el amor, son fogosos y atrevidos, son conquistadores natos con los más altos ideales de caballero brillante, no esperes amansar a un Aries, no puedes domarlo y nunca se verá satisfecho, nunca se dará por vencido... simplemente amo Aries.

Bien es cierto que poseo facetas de las nombradas, pero hay una en especial que dese hace años me hace sentir culpable. Aries me ha dado algo en la vida de lo que sentirme orgullosa y yo a él le estoy fallando como una de sus líderes. Quiero ser un orgullo para mi signo, quiero fortalecerme por dentro y por fuera para no ser derribada por nadie amenos que yo así lo quiera. Quiero liderar y sentir que es mi camino, que puedo hacerlo, que nací para hacerlo, que Aries me dará la fuerza para lograrlo.

No quiero ser una simple líder, quiero ser la mejor.


1 comentarios:

Giuly dijo...

Esos ovarios bien puestos ahi.
Me enorgullece leer estas cosas :3

Publicar un comentario